jueves, 9 de junio de 2016

La pequeña y encantadora ciudad de Frías, en Burgos



Posee el título de villa, y el de ser la ciudad más pequeña de España. Pero Frías, a orillas de río Ebro y rodeada por el maravilloso paisaje de las Merindades burgalesas, posee una gran riqueza histórica y monumental

 

Castillo de Frías, en Burgos. Foto: Belén Valdehita


Al norte de la provincia de Burgos, en Castilla y León, la ciudad de Frías nos espera desde el siglo IX encaramada sobre el cerro de La Muela. La parte antigua de la villa conserva su trazado medieval, mientras que la zona más moderna se encuentra a los pies del promontorio, en el Valle de Tobalina y junto al río Ebro, fundiéndose con las pedanías de la población, Tobera y Quintanaseca.

Panorámica desde lo más alto de Frías. Foto: Belén Valdehita

Está situada a casi 100 kilómetros de la capital provincial, la ciudad de Burgos, y cualquier época es buena para conocer Frías, aunque en verano, Semana Santa y en puentes podemos encontrarnos con una afluencia exagerada de visitantes.

El patrimonio monumental de Frías


Sin duda alguna, los principales símbolos de Frías son el Castillo de los Duques de Frías o de los Velasco, que se remonta al siglo X; la Iglesia de San Vicente Mártir, cuyo pórtico románico se encuentra actualmente en el Museo de Claustros de Nueva York; el Puente Medieval sobre el río Ebro, que cuenta con nueve arcos, una torre defensiva y 143 metros de longitud, y las casas colgadas, que construidas sobre las rocas de La Muela desafían a la gravedad.

Casas colgadas de Frías. Foto: Belén Valdehita

Pero nuestro paseo por Frías nos reserva otras joyas monumentales, como el convento de Santa María de Vadillo, fundado a principios del siglo XIII; la Casa Cuartel y Palacio de los Salazar; la muralla y todo el recinto amurallado, con puertas como la del Postigo o la de la Cadena; la Iglesia de San Vitores, la Judería o la Ermita de Nuestra Señora de la Hoz, ubicada en el núcleo de Tobera.

Comer y alojarse en Frías


En la ciudad de Frías, considerada como uno de “Los Pueblos más Bonitos de España”, saben mimar a sus visitantes. No faltan hoteles, casas rurales, restaurantes y bares, donde podremos degustar productos tradicionales de la provincia de Burgos y de la Comarca de las Merindades, como el lechazo, la morcilla de Burgos, los pimientos rojos, la miel o el queso fresco de Burgos.

Por las calles de Frías, en Burgos. Foto: Belén Valdehita

La oferta de alojamiento incluye el Hostal El Mirador de Duque, los Apartamentos Olivo y las casas rurales Convento de Vadillo, La Solana de Frías, Poza de la Torca 1 y 2, Casa Pili y Casa Angulo.

Iglesia de San Vicente, en Frías. Foto: Belén Valdehita

Por lo que respecta a la restauración, mencionar el Restaurante Ortiz, que posee unas estupendas vistas del Parque Natural Montes Obarenes y se especializa en asados y pescados a la plancha; el Restaurante El Chato, con excelente cocina casera; el Bar La Roca, donde podremos picar raciones, tapas y cazuelitas; el Restaurante El Castillo, con buenas vistas y un buen cochinillo y cordero asado; el Mesón Frías, con cocina casera y menú del día y de fin de semana, y el Restaurante el Mirador del Duque, que también ofrece menú del día y de fin de semana.

Fiestas y tradiciones de Frías


En el calendario de eventos de Frías destacan dos festejos. El primero de ellos es la Fiesta del Capitán, declarada de Interés Turístico. Se celebra el 24 de junio, día de San Juan, o el domingo más cercano a esta fecha. En ella se conmemora la rebelión de Frías contra el poder feudal y la liberación de las tropas napoleónicas. Cada año el pueblo elige un "Capitán" que, acompañado por varios danzantes, va bailando por toda al ciudad con una gran bandera. Durante su trayectoria tienen lugar varios actos tradicionales, que finalizan con el baile tradicional de la Jota de San Juan.

Valle de Tobalina, en Burgos. Foto: Belén Valdehita

La segunda festividad es la Fiesta de la Cruz, que tiene lugar el 3 de mayo, aunque los preparativos ya empiezan el día anterior. Los jóvenes de la población (anteriormente los quintos que hacían ese año la mili) suben al monte de La Cruz con ramas de chopo para hacer arcos. Por la noche ponen ramos de flores en todas las puertas de la villa y coronas de lilas en las de sus novias. Ya el día 3, el de La Cruz, tiene lugar una procesión y una comida campestre. Por la noche, todos los jóvenes de Frías cenan juntos para después volver a subir al monte a enramar la cruz.

Ermita de Nuestra Señora de la Hoz. Foto: Belén Valdehita

Olvídate del coche en Frías, apárcalo y recorre a pie esta pequeña e histórica ciudad, repleta de encantadores rincones y edificios arquitectónicos que nos harán sentirnos como en la Edad Media, pero con todos los beneficios de la época contemporánea.

Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...