martes, 28 de octubre de 2014

Cosas que hacer y evitar en el Algarve, Portugal

Evidentemente, sobre gustos no hay nada escrito. Por eso, si lo que te van son las ciudades y pueblos con una gran oferta turística de hoteles “todo incluido”, restaurantes y bares; las playas urbanas o los grandes centros comerciales y de ocio, NO sigas leyendo. Este post no es para ti.

Playa de Galé, en Albufeira. Foto: Belén Valdehita

El Algarve, al sur de Portugal, tiene, al menos para “Viajes par toda una Vida”, una gran parte que puede pasarse por alto. Como ha sucedido en la costa de España, en el Algarve se ha dado un exceso de urbanismo en algunas zonas, aunque por suerte no ha sido a lo alto, más bien a lo largo. Es decir, no hay un enjambre de rascacielos pegados a la costa. Más bien se trata de una sucesión de ciudades y freguesias (municipios) con una desmesurada oferta turística. En algunas poblaciones, uno tiene la sensación de haber retrocedido a la década de los 70 del siglo pasado, especialmente por la abundancia de rótulos de neón.

jueves, 16 de octubre de 2014

La villa castellana de Turégano, en Segovia


No hay nada más castellano que tener un gran castillo, y Turégano lo tiene. Esta ilustre localidad se halla a poco más de 30 kilómetros de la ciudad de Segovia, en la Comunidad Autónoma de Castilla y León. Se accede a ella por la carretera CL-603, y ya desde varios kilómetros antes de llegar al pueblo se puede ver el castillo, situado en un alto.

Acceso a Turégano, en Segovia. Foto: Belén Valdehita

Turégano se halla en la denominada Ruta Románica del río Pirón, que invita a recorrer otros pequeños pueblos de la zona, en los que abundan las iglesias y ermitas, en un entono natural de gran belleza.

lunes, 29 de septiembre de 2014

Las cascadas de Irús, en el burgalés Valle de Mena


Las Merindades burgalesas acogen algunos de los parajes naturales más bellos de Castilla y León. El precioso Valle de Mena es uno de esos lugares donde la naturaleza ha sido generosa, rodeando sus peculiares pueblos de montañas, bosques, prados y ríos.  

El pueblo de Irús, en el Valle de Mena (Burgos). Foto: Belén Valdehita

Una de esas privilegiadas poblaciones es Irús, un pequeño pueblo con mucho encanto y con un gran valor añadido, sus cascadas. A ellas se accede por una calzada romana a la que la vegetación parece querer ganar terreno, pero que todavía resiste visible ante tanto verdor. 

Cazada romana de Irús. Foto: Belén Valdehita
 
No esperes encontrar grandes carteles que anuncien la existencia de las cascadas, y casi mejor. Así, fuera de los circuitos más turísticos, se podrá conservar en perfecto estado este magnífico paraje burgalés.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Escápate a Noja en cualquier época del año


La localidad costera de Noja, en Cantabria, es un tradicional destino veraniego desde hace generaciones. Lo que muchos no saben es que, cuando el verano termina, la actividad de la villa de Noja no se para. De ello se encarga Noja Escapada, la marca que impulsa el Plan de Competitividad Turística de esta población costera. Detrás de iniciativa se encuentran el Ayuntamiento de la Villa de Noja, el Gobierno de Cantabria y la Asociación de Turismo y Hostelería nojeña. Sus propuestas cubren todas las áreas: naturaleza, ocio, cultura, gastronomía, deporte o alojamiento.

Playa de Ris, en Noja. Foto: Belén Valdehita


La oferta de naturaleza de Noja

El 75% del territorio de Noja está protegido medioambientalmente. Ello significa que su oferta de naturaleza es excepcional. La villa posee dos grandes playas, la de Ris y la de Trengandín, y entre ellas encontraremos varias pequeñas y atractivas calas, de aspecto casi salvaje por su difícil acceso por tierra. Por encima de ellas se halla la Ruta de la Costa. Se trata de un agradable recorrido, de baja dificultad, que transcurre entre encinas, tamarindos, pinos e infinidad de arbustos. Realizando este paseo podremos contemplar desde la altura todos los arenales de Noja. También ofrece espectaculares vistas de los alrededores y del mar Cantábrico.

lunes, 15 de septiembre de 2014

El Camino de Santiago sin pasar penalidades

Peregrinar a Santiago sigue siendo una experiencia inolvidable. Pero en ningún lugar está escrito que para llegar a Santiago sea necesario sufrir hasta la extenuación. Por ello, en este post se ofrecen varias posibilidades para realizar los 100 kilómetros sin morir en el intento.

Catedral de Santiago de Compostela. Foto: Belén Valdehita

Los peregrinos que recorren el Camino por motivos religiosos, al igual que los que lo hacen por el puro placer de caminar, pueden disfrutar de la ruta sin la necesidad de compartir un albergue abarrotado o dormir al raso, sin mojarse o sin tener que aguantar las terribles ampollas, entre otras estrecheces.

Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...