viernes, 6 de mayo de 2016

Parque Natural Hoces del río Riaza, en Segovia

El curso del río Riaza ha formado un increíble paisaje de desfiladeros que conforman un enclave ecológico privilegiado en tierras segovianas.




Parque Natural Hoces de Río Riaza, en Segovia. Foto: Belén Valdehita

Justo en el límite de Segovia con las provincias de Soria y Burgos, en Castilla y León, transcurre el río Riaza. A su paso, y durante siglos, ha dado lugar a un impresionante cúmulo de hoces, desfiladeros y cañones que hacen las delicias del caminante y constituyen el Parque Natural Hoces del río Riaza.




El otoño es la estación ideal para recorrer estos parajes, para disfrutar de los coloridos árboles antes de la caída de la hoja, para recolectar frutos y bayas y para contemplar la migración de algunas aves y a muchos mamíferos y reptiles que son difíciles de ver en cualquier otra estación del año. Pero cualquier época es buena para acercarse a este singular paraje natural segoviano.

Una ruta para los aficionados a la naturaleza y el arte


El espacio natural de las Hoces del Riaza transcurre a lo largo de doce kilómetros, desde Montejo de la Vega de la Serrezuela hasta donde alivia el embalse de Linares.

Embalse de Linares, en Segovia. Foto: Belén Valdehita


Durante el trayecto el viajero no sólo podrá disfrutar de la singular belleza de sus caprichosas formas geológicas; también podrá descubrir la espectacular riqueza de su fauna y flora, además de deleitarse con los restos románicos de un monasterio benedictino fundado por los monjes de Arlanza.

La proximidad de la localidad de Maderuelo también brinda la oportunidad, además de conocer este pueblo de origen medieval, de visitar el Enebral de la pequeña población de Moral de Hornuez. Se trata de un hermoso bosque de enebros que alberga el Santuario de la Virgen de Hornuez.

Según la leyenda, esta virgen se le apareció a un pastor en el año 1246 subida en el tronco de un enebro. Por más que los habitantes de Moral trataban de trasladar la imagen a la iglesia del pueblo, la virgen siempre reaparecía en lo alto de su árbol.

La localidad de Maderuelo, en Segovia. Foto: Belén Valdehita


Finalmente, los vecinos decidieron en el siglo XVII construir una ermita alrededor del tronco del enebro, de donde ya sólo sale la virgen para la multitudinaria romería del 8 de mayo y para las fiestas patronales.

A lo largo de los siglos, toda esta zona ha sido lugar de paso de muchas y diferentes culturas, por lo que en el Parque Natural Hoces del río Riaza se pueden contemplar desde pinturas rupestres que datan del año 2500 a.C. hasta indicios de la época de los romanos.

Lugar de estudio para ornitólogos 

 

Las Hoces del río Riaza constituyen uno de los mejores enclaves de aves que existen en España. Además de la cuantiosa colonia de buitres leonados, sus más de 500 ejemplares la convierten en la mayor de Europa, también se pueden observar búhos reales, alimoches, chovas, cernícalos, grajillas, vencejos o treparriscos, entre otras.

Si se visitan las hoces durante los meses de cría del buitre, en primavera, es necesario solicitar un permiso en el Centro de Interpretación, ya que nos lo solicitarán en diversos tramos del recorrido.

Entorno natural de las Hoces del Riaza, en Segovia. Foto: Belén Valdehita


En algunos tramos del río también es fácil contemplar a las nutrias, y en sus alrededores pululan jabalíes, zorros y gatos monteses.

El ecosistema se completa con una gran riqueza arbolar formada por bosques de alisos, frenos, olmos, enebros y encinas. 
 

La mejor forma de recorrer las Hoces del Riaza


Para realizar la ruta de las Hoces del Riaza se puede partir desde el embalse de Linares, en Maderuelo, siguiendo la ruta SG 2 o bien iniciando la salida desde Montejo de la Vega.

El tramo más corto, de 3,5 kilómetros, es el que se inicia en Montejo. Previamente es imprescindible visitar el Centro de Interpretación situado en esta localidad. La duración de este trayecto es de dos horas y no constituye ningún problema si se siguen las instrucciones que nos facilitan en el Centro.

Desde la plaza de Montejo parte una pista que lleva a un aparcamiento habilitado especialmente, desde donde se inicia el recorrido que lleva hasta el Refugio de Rapaces.

Parque Natural Hoces de Río Riaza, en Segovia. Foto: Belén Valdehita


Tras atravesar un camino rodeado de huertas situado a las afueras del pueblo, enseguida se podrá contemplar Peñarrubia, cuyos paredones han sido colonizados por los buitres. Es aquí donde el naturalista burgalés Félix Rodríguez de la Fuente creó en 1975 el Refugios de Rapaces que actualmente gestiona WWF Adena.

Datos de interés sobre las Hoces del Riaza


Para llegar a Montejo de la Vega y Maderuelo la forma más sencilla y rápida es accediendo desde la autovía Madrid-Burgos (A1). Si lo que se busca es una ruta de llegada más tranquila se puede acceder desde la localidad de Aranda de Duero por la comarcal 114, tomando el desvío de Fuentelcésped.

A Moral de Hornuez también se accede desde la A1, y desde este pueblo al Enebral tan sólo hay 1,3 kilómetros.

La oferta de hoteles en esta zona es buena. En Maderuelo, las casas rurales Aurora I y Aurora II, construidas en antiguas casas de labranza, o la Posada del Medievo, un edificio románico del siglo XII rehabilitado con muy buen gusto, son una excelente opción.


Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...