miércoles, 30 de mayo de 2012

Parque Nacional Pan de Azúcar, en Chile

Foto: Herman Luyken

 
Este post es una estupenda colaboración de Carolina Bassa, responsable del Blog "Periodista sin Tribuna. De viaje" ¡Muchas gracias Carolina!

Contraste de naturaleza en estado puro. Mar y desierto, pingüinos y cóndores, es lo que puede encontrar en el Parque Nacional Pan de Azúcar en Chile.

Si al oír Pan de Azúcar sólo se le viene a la mente el morro situado en Río de Janeiro, eso quiere decir que aún no se ha dado una vuelta por el norte de Chile. A poco más de 1.050 kilómetros al sur de Arica, una de las puertas de entrada a Chile, entre el desierto de Atacama y el océano Pacífico, se encuentra el Parque Nacional Pan de Azúcar, en la III Región de Atacama, casi en el límite con la II Región de Antofagasta. Creado como Parque Nacional por el Ministerio de Bienes Nacionales de Chile en 1985, tiene una superficie total de 43.769 hectáreas.

Cómo llegar a Pan de Azúcar
Para acceder al Parque Nacional no hay transporte público por lo que el turista puede alquilar un coche o un paquete turístico. El acceso más conveniente es por la ciudad de Chañaral, ubicada en el kilómetro 968 de la Ruta 5 Norte. Desde ahí sale una carretera de ripio hasta Pan de Azúcar, paseando por la playa Blanca y Los Amarillos.

Flora y fauna en Pan de Azúcar
La vegetación en esta zona de Chile se corresponde a la predominante en las zonas áridas y semidesérticas, las cactáceas, adaptadas a la falta de agua. De los 27 tipos de cactus que existen en la zona, 21 son endémicas, del género Copiapoa. Sin embargo, en los sectores más cercanos a la costa, es posible encontrar especies como chañarcillo, la cleome o el lechero, arbusto del que brota un líquido lechoso y venenoso. Esto se debe principalmente a la neblina costera, más conocida por estos lados como camanchaca. En cuanto a la fauna del Parque Nacional Pan de Azúcar, la variedad es asombrosa. Hacia el interior se pueden encontrar distintos roedores, guanacos, zorros culpeos y algunos reptiles. Así como también cernícalos y cóndores. El cóndor andino, en peligro de extinción, es reconocido como una de las aves voladoras más grandes del planeta después del albatros viajero. Habita en la cordillera de los Andes y en las costas de Sudamérica adyacentes al Océano Pacífico. Para Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Perú es considerado símbolo nacional. En la zona costera viven nutrias y lobos marinos y una gran cantidad de aves, como chorlitos y pelícanos. Sin lugar a dudas, el ave más importante de Pan de Azúcar es el pingüino de Humboldt, una especie protegida. 
Foto: Camila O'Ryan Vallejo

El desierto Florido en Pan de Azúcar
El desierto de Atacama se caracteriza por ser el desierto más árido del mundo. Es por esto que llama la atención el fenómeno que tiene lugar durante la primavera del hemisferio sur cuando, si las precipitaciones lo permiten, florecen más de 200 especies, la mayoría de ellas de carácter endémico. Este fenómeno es conocido en el mundo entero como Desierto Florido. En el 2010 el Parque Nacional Pan de Azúcar recibió más 30 milímetros de precipitaciones, más del doble de lo necesario para que germinen las flores, lo que permitirá que el desierto florido se extienda hasta los primeros días de noviembre. Este año el Parque Nacional Pan de Azúcar podrá celebrar sus 25 años de existencia rodeado de flores que no se han visto hace más de un 10 años.

Isla de Pan de Azúcar
A 2 kilómetros de la caleta de Pan de Azúcar se encuentra la isla que hace de cuna y hogar del pingüino de Humboldt. La isla de Pan de Azúcar está bañada por la corriente de Humboldt, lo que hace que el agua sea más fría, permitiendo la presencia de estos protegidos pingüinos y lobos marinos. Si bien no es posible visitar la isla Pan de Azúcar, los pescadores de la caleta hacen paseos en botes, acercándose a la costa para que el turista pueda apreciar esta singular isla. Otra de sus curiosidades es que en ella habitan los únicos vampiros de Chile, pequeños murciélagos que se alimentan de la sangre de otros animales.

Recomendaciones para visitar Pan de Azúcar
El clima en Parque Nacional Pan de Azúcar es del tipo mediterráneo perárido y sus temperaturas presentan una media anual de 24º Celsius y una mínima de 9º C. Las precipitaciones son escasas, pero la presencia de la camanchaca mantiene una alta humedad, cercana al 70 %. Se recomienda llevar ropa liviana para el día, protector solar y gorro para el sol. Para las noches, cuando las temperaturas bajan, se recomienda llevar algo más abrigado. Está prohibido dar de comer a la fauna silvestre, así como también hacer fogatas en lugares no autorizados o transitar por senderos y caminos no señalizados. Para poder observar la fauna se recomienda llevar prismáticos.

Foto: Camila O'Ryan Vallejo

Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...