viernes, 18 de octubre de 2013

Benasque, un destino para los amantes de la naturaleza

En la provincia aragonesa de Huesca se encuentra la bella localidad de Benasque. Está rodeada por un buen número de espectaculares picos, cuya altura supera los 3.000 metros, como el Aneto (3.404 metros de altitud), y surcada por el río Esera. 

Benasque no sólo cuenta con los abundantes atractivos que le proporcionan su entorno natural; también es un lugar privilegiado para los amantes de los deportes de invierno por la proximidad de Cerler, población donde se halla la estación de esquí más alta del Pirineo aragonés.


Benasque (Huesca).

El clima de Benasque


Por su situación geográfica, a 1.138 sobre el nivel del mar, Benasque posee el clásico clima de montaña, pero con carácter continental, que proporciona a la localidad unos veranos bastante templados y unos inviernos realmente fríos, con abundantes y copiosas nevadas que suelen mantener las temperaturas bajo cero.

En todo el Valle de Benasque, el cambio de una estación a otra del año sucede de manera suave, aunque se dan grandes diferencias entre unas zonas y otras tanto en las temperaturas como en las precipitaciones. Ello es debido a la influencia que el relieve ejerce en las tormentas y al estancamiento de las nubes.


El patrimonio de Benasque


Benasque goza tanto de un impresionante patrimonio natural como de un interesante patrimonio monumental. El legado arquitectónico de la zona cuenta con varias casonas señoriales con cierto aire montañés, como el palacio de los Condes de Ribagorza, de estilo renacentista de mediados del siglo XVI; la Casa Juste, del siglo X; la Casa Faure, con su magnífico torreón almenado, o la Casa Marcial del Río, que posee un bello patio interior. Cabe señalar también la iglesia románica de Santa María la Mayor, de estilo gótico aragonés del siglo XIII, o la Torre de los Infanzones, una excelente muestra de la arquitectura pirenaica.


Existen en los alrededores de Benasque diversas construcciones románicas de interés, además de las bordas, unas edificaciones típicas de los Pirineos, de gran valor etnográfico.

En cuanto al patrimonio natural, los atractivos de Benasque son innumerables, con parajes tan excepcionales, como el Parque Natural Posets Maladeta, donde es possible contemplar fenómenos kársticos, como el Forau de Aigualluts; lugares que parecen encantados, como los Ibones de Batisielles o el Ibón de Cregüeña, o itinerarios de escalada, como la Vía Ferrata de Sacs, el cual se puede realizar tanto de forma vertical como horizontal.


Benasque (Huesca). 


Comer y dormir en Benasque


La gastronomía benasquesa está integrada por la cocina típica de la Comarca de Ribagorza y por la tradicional de alta montaña oscense. Sus platos se elaboran con productos de la huerta, carnes del ganado que pasta en sus praderas y pescados de los ríos de la zona, y los más populares son el abadejo ajoarriero, el cordero o ternasco al espetón, el cordero o el pollo al chilindrón, los espárragos montañeses o el bacacalo, que se prepara de múltiples formas: en buñuelos, ajoarriero, a la baturra o con patatas y huevos cocidos.

La oferta de hoteles en Benasque incluye un hotel de cuatro estrellas, el Aneto; los hoteles de tres estrellas: Ciria, Benasque Spa y el hotel Selba D’Ansils; los hoteles Aragüells, Librada, Turpi y Vallibierna, de dos estrellas, y el hotel El Pilar, de una estrella.


La oferta turística de Benasque


Siempre respetando el medioambiente, la localidad de Benasque ha orientado su economía en las últimas décadas al turismo y al sector de servicios. Es por ello que la población posee una buena infraestructura de alojamiento y restauración, además de una completa oferta cultural y de ocio.

Junto a su legado patrimonial, principalmente de la época románica, el espectacular entorno natural de Benasque ofrece la posibilidad de realizar diversas actividades, como el montañismo, la escalada, el senderismo, el barranquismo, la pesca, el rafting, el piragüismo, el vuelo en parapente, el golf, la equitación o el ciclismo de montaña.

En el término municipal se encuentra una importante reserva nacional de caza, ideal para los amantes del deporte cinegético. Pero la oferta más abundante y popular de Benasque es la relacionada con los deportes de invierno, especialmente con el esquí, que puede practicarse en la estación de Cerler, la más alta de los Pirineos.

Si se desea visitar Benasque en época festiva, las mejores fechas son el 30 de junio, cuando se celebran las fiestas patronales en honor de San Marcial y se ejecutan el “Ball dels Omes”, sólo para hombres, y el “Ball de les Dones”, en el que sólo intervienen mujeres, o durante el Torneo “Open Internacional de Ajedrez Villa de Benasque”, que también se celebra en verano.

Benasque no es sólo un buen punto de partida para recorrer el Pirineo de Huesca, sino también un destino perfecto para disfrutar del turismo de naturaleza, del cultural o del turismo de aventura.


Benasque (Huesca). 

Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...