lunes, 10 de diciembre de 2012

O Carballiño, turismo de interior en Galicia



Iglesia de Santa Baia de Banga. Autor de la foto: José Antonio Gil Martínez

No todos los viajes a Galicia tienen porqué llegar a tocar costa. De hecho, en el interior de Galicia se pueden encontrar algunos de los lugares más bellos de esta fantástica tierra. Es el caso de O Carballiño, una localidad situada en la provincia de Orense. El municipio engloba 16 parroquias, incluida la del casco urbano de la villa, San Cibrán. Las otras 15 restantes son Arcos, Banga, Cabanelas, Lobás, Longoseiros, Madarnás, Mesego, Mudelos, Partovia, A Piteira, Sagra, Señorín, Seoane, O Varón y Veiga.

O Carballiño comenzó a fraguarse en el primer tercio del siglo XVII, alrededor de la feria que organizaban los frailes de Oseira. Que la villa esté situada en un paso natural entre las Rías Baixas y el interior meridional de Galicia, y entre O Ribeiro y el norte de Portugal con Compostela, ha servido para que la población prosperase a lo largo de lo siglos.

¡Que llueva, que llueva!

Estamos hablando de Galicia, por lo que no es extraño decir que O Carballiño es muy húmedo, algo que al viajero que tira para el norte no suele importar. Su clima es el propio de las poblaciones de media montaña situadas en el interior de la comunidad gallega, con una media anual de precipitaciones de 1.054,5 milímetros y hasta 130 días de lluvia al año, especialmente en los meses de invierno y primavera

Pero el sol siempre sale durante el verano, y O Carballiño consigue alcanzar las 1.257 horas de sol al año. Las temperaturas no son muy extremas, siendo la media anual de 12 grados centígrados. El mes más frío es enero, con una media de 5’70 grados, mientras que julio es el más cálido, con una media de 20 grados.

Qué ver en O Carballiño

El patrimonio cultural de O Carballiño cuenta con edificios y monumentos que van desde el románico, pasando por otras manifestaciones del arte medieval hasta obras contemporáneas de gran interés. Destacan las iglesias de Santa Baia de Banga (de origen románico pero con numerosos añadidos posteriores) y la parroquial de San Cibrán (siglo XIX). 

También es muy recomendable la visita a los restos medievales del castillo Castro Cavadoso; al Ponte Longal de Ponte Veiga (uno de los puentes más antiguos de la comarca, de entre los siglos XII y XIV); al Templo de la Vera Cruz (siglo XX) o al Pazo de Banga, una interesante muestra de la arquitectura de la zona. Este edificio fue propiedad de la familia Quiroga, y en él residió la escritora gallega Emilia Pardo Bazán.

Comer  y dormir en O Carballiño

Aunque a O Carballiño el mar le pille un "pelín" lejos, el pulpo sigue siendo, como en las localidades costeras, el producto estrella de su gastronomía. El plato más típico de esta zona es el "Polbo á feira" (pulpo a la feria, acompañado con pimentón y aceite de oliva). Por este motivo, y desde el año 1964, el segundo domingo de agosto se celebra la “Fiesta del pulpo” en el Parque Municipal de O Carballiño, a orillas del río Arenteiro. Esta celebración está considerada Fiesta de Interés Turístico. 
 
También son muy típicas las cañas de Carballiño, un dulce realizado con masa de pastelería. Ésta se estira y se corta en cintas que se va enrollando en una caña de río, para posteriormente freírse con abundante aceite y rellenarse con crema pastelera. ¡Deliciosas!

En cuanto al alojamiento, la oferta de O Carballiño y alrededores incluye el Hotel Monumento Monasterio de San Clodio (cuatro estrellas), el Aparthotel Arenteiro (tres estrellas), el Hotel Rural Pazo Almuzara o el Hostal Noroeste (dos estrellas).

Los atractivos de O Carballiño

O Carballiño no tiene mar, ni falta que le hace, porque posee maravillosos paisajes verdes y frondosos bañados por animados ríos. Todo ello hace de esta población un lugar ideal para disfrutar del turismo de interior. Entre las excursiones más recomendables están la del Parque Municipal, la de la Pena dos Namorados o la del Parque del río Arenteiro.

O Carballiño cuenta con un interesante patrimonio cultural, etnográfico, gastronómico y festivo que sorprenderá a los que se acerquen a conocerlo. Cualquier época es buena, pero mejor si coincide con la Fiesta del Pulpo, las Fiestas de Septiembre (en honor de San Cibrán) o con la Fiesta da Cachucha.

Templo de la Vera Cruz. Autor de la foto: Joneitis



Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...