martes, 16 de abril de 2013

Canfranc Estación, en Huesca, un precioso destino de alta montaña


La bella localidad oscense de Canfranc, en el Pirineo Aragonés, posee dos núcleos de población, Canfranc Pueblo y Canfranc Estación. En el caso de este último, el primer asentamiento en esta zona se formó durante la Edad Media, y se denominaba originalmente Los Arañones. En 1928 se construyó aquí la Estación Internacional Ferroviaria, por lo que en 1950 este núcleo de población pasó a denominarse Canfranc Estación.

Fachada de la Estación de Canfranc, en Huesca. Foto: Jakob Bauer

El impresionante edificio de la estación, que mezcla estilos entre modernista y art decó, fue declarado Bien de Interés Cultural y catalogado como monumento el 6 de marzo de 2002. Su fachada destaca imponente en esta localidad, a una altura de 1.200 metros sobre el nivel del mar y a tan sólo cuatro kilómetros de Canfranc Pueblo.

Sin duda, Canfranc Estación se trata de un destino para los amantes de la alta montaña, ya que la zona cuenta con temperaturas mínimas extremas, por debajo de cero grados centígrados, durante casi ocho meses al año, siendo continuas las heladas y la nieve hasta bien avanzada la primavera. Par los más frioleros, el verano es una época perfecta para visitar la localidad y recorrer su maravilloso entorno natural.

El patrimonio de Canfranc Estación

Además del popular edificio de la propia estación, de estilo francés, en Canfranc Estación cuentan con otros lugares de interés, como es el caso de la iglesia parroquial de Nuestra Señora del Pilar o las casetas de falsa cúpula, una buena muestra de lo que fuera hace un siglo la forma de vida agrícola y ganadera de la zona.

Muy cerca de Canfranc Estación se pueden visitar dos interesantes fortificaciones que fueron erigidas para defender la frontera francesa. Se trata del fuerte de Coll de Ladrones (o Cot de Latrós) y el de la Torreta. El primero de ellos está situado al norte y es una fortificación del siglo XVIII reconstruido en el siglo XIX; actualmente precisa una urgente reparación, pero su gestión se halla en manos de una sociedad privada. Por su parte, la Torreta se halla situada al sur, es original del año 1877 y fue rehabilitada recientemente.

En lo referente al edificio de la estación ferroviaria, actualmente sólo mantiene servicios de Media Distancia, operados por Renfe, que la unen con Zaragoza. Después de muchos años de un estado total de deterioro, parece ser que el edificio finalmente será totalmente restaurado por el Gobierno aragonés, y a partir de los años 2015 ó 2016 pasará a ser utilizado con fines hoteleros, educativos, comerciales y culturales.

Canfranc Estación. Foto: Juan Carlos Gil


Parada y fonda en Canfranc Estación

La gastronomía de Canfranc Pueblo y Canfranc Estación tiene como base de su cocina productos como el cerdo, el cordero (lechal y recental), la carne de caza, los huevos y las verduras.

También incluyen en sus platos algunos pescados conservados en salazón, como el bacalao, además de las piezas que se pescan en los ríos de la zona, como la trucha. Y de postre nada mejor que la cuajada casera que se elabora en esta tierra.

La oferta de restaurantes incluye los establecimientos Borda L’Anglasse, que cuenta con cocina casera y especialidades típicas del Alto Aragón; La Brasa, especializado en carnes a la brasa; Flores, que ofrece comida casera y tapas calientes; el restaurante del hotel Santa Cristina y los bares de tapas Laduanilla, Mati, Pirineo Telemark o El Rincón del Pirineo.

Por su parte, la oferta hostelera de Canfranc incluye los hoteles Santa Cristina y Villa de Canfranc, de tres estrellas, así como el hotel Ara y el Villa Anayet, de dos estrellas.

Otras propuestas de alojamiento son el hostal Casa Marieta, los refugios y albergues Sargantana y Pepito Grillo, y los alojamientos rurales La Cabaña, El Rincón y la Posada Aguaré. También cuentan con una variada oferta de apartamentos turísticos, como La Tuca, Los Arañones, Abadías o Altur 5.

Motivos para visitar Canfranc Estación

El principal reclamo para realizar un viaje a Canfranc Estación es su encanto de población de alta montaña, con un entorno natural inigualable y la posibilidad de acceder a las cercanas estaciones de deportes de invierno de Candanchú y Astún.

Los alrededores de Canfranc Estación están cubiertos de una gran masa arbolada de abetos, hayas, pino silvestre o pino negro, sobre los que emergen cumbres que superan los 2.000 metros de altitud. Además, por la zona transcurre uno de los tramos aragoneses más bellos del Camino de Santiago.

Entre las propuestas de excursiones más interesantes se halla la ruta del Monte de Canfranc, donde se pueden contemplar ejemplares de corzos, jabalíes, marmotas, quebrantahuesos, zorros, buitres leonados, águilas y numerosos reptiles y anfibios. Todo ello disfrutando de una increíble flora en la que se incluyen arbustos de boj, helechos, acebos y una gran variedad de flores, algunas de las cuales sólo crecen en esta zona.

Entre las mejores fechas para visitar Canfranc-Estación destaca el día el 18 de julio, ya que, además de ser verano, en esta jornada se celebran las fiestas del lugar, coincidiendo con el aniversario de la inauguración de la estación ferroviaria.

Cualquier época del año en Canfranc Estación cuenta con sus propios encantos, sólo hay que saber elegir o decidirse para disfrutar de este singular destino aragonés.

El maravilloso entorna natural de Vanfranc Estación. Foto: Federico Gomez E


Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...