miércoles, 4 de abril de 2012

Rutas con encanto: Reserva Natural de Muniellos, en Asturias


Entre los concejos de Cangas del Narcea e Ibias, en Asturias, se halla el Bosque de Muniellos, una de las extensiones de caducifolios más bellas de Europa.

Vista general de la Reserva de Muniellos, en Asturias.
Créditos / Autoría: Rengos





En pleno corazón de Asturias, al suroeste de esta comunidad, se encuentra el Bosque de Muniellos, considerado Reserva Biológica y de la Biosfera. Se trata de uno de los bosques con mayor atractivo y mejor conservado no sólo de España, también de toda Europa.

La zona donde está situado, entre los concejos de Cangas del Narcea e Ibias y en las estribaciones de la Sierra de Rañadoiro, al sureste, y de Valdebois, al noroeste, está llena de pequeños valles surcados por numerosos arroyos. Entre ellos destaca el río Muniellos.

Cómo llegar a Muniellos

Para acceder a la mágica Reserva Natural Integral de Muniellos lo mejor es salir desde Oviedo por la N-634 hasta llegar a Grado y Cornellana. Poco antes de Cornellana hay que tomar la desviación a Belmonte de Miranda por la AS-15, que nos lleva a Cangas del Narcea y al puerto del Rañadoiro. En el pueblo de Ventanueva, a la izquierda, hay que tomar la AS-211 hasta Moal. Allí, ya a pie, se coge el camino que sale del pueblo. Tras recorrer cerca de cuatro kilómetros se llega a la zona de las Tablizas, donde se halla el Centro de Interpretación de la Naturaleza, cuya visita resulta imprescindible para poder conocer y comprender la riqueza del paisaje que nos rodea.

Desde Tablizas hay que tomar una senda que hay a la derecha y que remonta el río homónimo. Tras recorrer cerca de nueve kilómetros en ascenso por este sendero se alcanza un collado, el cual, y tras ganar algo más de altura, nos sitúa junto a dos lagunas, una por encima de la otra. En este punto la altitud es de 1.500 metros de altura.

En este parque natural existen seis lagunas de origen glaciar: la de la Aveizuna, la de Penavelosa y las cuatro que componen el grupo conocido como Las Lagunas: la Grande, la de La Isla, la Honda y la de La Peña.
El regreso hay que realizarlo en principio por el mismo camino, para un kilómetro después tomar el sendero de la derecha. Esta senda nos acerca al cauce del arroyo de La Candanosa, que en rápido descenso nos traslada al valle del río Muniellos. El camino se ensancha y llanea de forma paralela al río, hasta llevarnos de nuevo a Tablizas.

La riqueza medioambiental y cultural de Muniellos

En Muniellos hay que estar atento para no perder detalle de nada, caminar despacio para poder apreciar toda su belleza y deleitarse con los sonidos del bosque y los susurros del agua.

El Bosque de Muniellos es, sin duda, uno de los mejores y últimos reductos del bosque planocaducifolio, que hace ciento de años ocupaba la mayor parte de la Península Ibérica. El árbol que domina el lugar es el roble albar, aunque también se pueden contemplar numerosos robles rosados y rebollos.

Según vamos ascendiendo, a partir de los 1.300 metros el robledal es sustituido por los azulados abedules, mientas que en el fondo del valle se puede contemplar una gran abundancia de avellanos, fresnos y arces.

Entre los robledales de los valles y laderas se entremezclan algunas pequeñas extensiones de hayas. La reserva se completa con ejemplares de acebos, serbales, alisos, y tejos. Los caminos también están sembrados de multitud de arándanos, musgos, lúzulas, zarzas y gran número de helechos.

En cuanto a la fauna, es abundante aunque difícil de ver. Hay que armarse de paciencia para poder descubrir a los esquivos osos, lobos, corzos, nutrias, rebecos, o jabalíes, todos ellos muy representativos de la fauna asturiana y de toda la Cordillera Cantábrica.

Entre las aves lo que más abunda es el urogallo, aunque también proliferan reptiles, anfibios y todo tipo de mariposas e insectos.

En los alrededores del bosque, y en las localidades cercanas, se pueden contemplar numerosas obras de arte, como la Colegiata de Santa María Magdalena (declarada Monumento Nacional), la capilla del Santo Cristo del Hospital (cuya fachada es del siglo XVI) o los palacios de Omaña (siglo XVI) y Peñalba (siglo XVIII), todos ellos en Cangas del Narcea.

Destacan también la Iglesia de Santa Eulalia de Cueras, en El Llano, con un increíble retablo del siglo XVII; el puente Medieval de Perantones; el Palacio de los Queipo del Llano (siglo XVI), en La Muriella o la Iglesia de San Salvador (siglo XII), en Cibuyo.

Visitas controladas

Con el obligado objeto de preservar toda la riqueza biológica y la total tranquilidad de la fauna en la Reserva de Muniellos, el acceso al bosque se encuentra restringido a 20 personas diarias. Por ello es necesario reservar con antelación.

La solicitud del permiso de visita debe realizarse por escrito y en ella deben figurar los nombres completos y números de DNI de las personas que desean conocer la reserva. El escrito debe ir dirigido a la Consejería de Agricultura, Servicio de Conservación de la Naturaleza. La dirección es Coronel Aranda, s/n. También se puede realizar por fax al número 98 510 55 38. También puede gestionarse, de forma más cómoda, a través de la web del Principado de Asturias.

El horario para visitar el Bosque de Muniellos es desde las 08,30 horas de la mañana hasta una hora antes del anochecer, dependiendo de la época del año.

La primavera, junto al otoño, es una de las mejoras épocas para visitar la Reserva de Muniellos, por lo que ahora es uno de los momentos perfectos para realizar esta escapada a Asturias y disfrutar de uno de los reductos más hermosos de la Biosfera.

Río Muniellos
Créditos / Autoría: Rengos

Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...