martes, 29 de noviembre de 2011

Colmenar, en Málaga, el pueblo con sabor a miel


Situado en un enclave privilegiado, en la rica región de la Axarquía (en pleno Sistema Bético), el municipio malagueño de Colmenar tiene su origen en el siglo XV, donde surgió a partir de cinco cortijos situados en la zona, tomando la población el nombre de unos de ellos.

Colmenar se halla a 44 kilómetros de Vélez Málaga y a sólo 30 de Málaga, en el corazón de un bellísimo paraje denominado Los Montes, por eso es conocido como la "Capital de los Montes de Málaga".

Por su altura, 694 metros, el mar ni se huele, pero si nos envuelve el aroma de olor a romero, tomillo, ahulagas  y azahar, plantas que, tras ser libadas, son transportadas a las colmenas donde las abejas elaboran la extraordinaria miel de esta zona.

Pasión por la Candelaria

La devoción de los habitantes de Colmenar gira en torno a la Virgen de la Candelaria, cuya ermita, del siglo XVII, se erige como principal edificio monumental-histórico de la villa. Su edificio posee una nave de techo plano que desemboca en un presbiterio cuadrado con bóveda semiesférica.

En la fachada destaca un gran arco de medio punto y una espadaña con tres arcos. Respecto a la imagen de la Virgen, se calcula que es una escultura de la escuela granadina del primer tercio del siglo XVIII, aunque tuvo que ser restaurada tras la guerra civil.

Otros puntos que merecen una detenida visita son la iglesia de la Asunción (siglo XVI), la Puerta de la Cruz, en la principal entrada al pueblo, o las casas solariegas con patio andaluz del siglo XIX, que se encuentran diseminadas por sus estrechas y empinadas calles.

Visita obligatoria es la del Museo de la Miel, producto estrella de esta tierra plagada de olivos, almendros y viñas.

Cocina de campo

La gastronomía autóctona de Colmenar está basada en productos de la tierra como el aceite y el vino. Entre los platos más típicos del lugar se encuentran el plato de los Montes, las migas, el puchero de garbanzos, el chivo o los caracoles, entre otras posibilidades.

Son también excelentes en Colmenar sus chacinas y embutidos, como el lomo, el chorizo o la morcilla, sin olvidar el aceite de oliva autóctono y, por supuesto, la exquisita miel de abeja.

Para los más golosos, en Colmenar elaboran deliciosos roscos de huevo, borrachuelos caseros, el hornazo (que consiste en un huevo cubierto de masa de pan y cocido en el horno), la carne de membrillo y la Meloja (realizada a base de fruta, calabaza y miel).

Pernoctar en Colmenar

La localidad de Colmenar ofrece a aquellos que deseen hacer noche en el pueblo una excelente y variada oferta de alojamiento que incluye hoteles como el Cortijo de la Reina (cuatro estrellas), La Herriza (cuatro estrellas), el Humaina (tres estrellas), el Balcón de los Montes (tres estrellas), La Serranía de Ronda (tres estrellas), el Hotel Rural Casona de los Montes o el Hotel Belén (dos estrellas).

Con sabor a pueblo

Colmenar es uno de esos municipios que ha sabido evolucionar preservando su historia y sus tradiciones. Su cuidado núcleo urbano nos permite introducirnos en sus calles y rincones, amplios en la parte más baja del pueblo y más estrechos según se va ascendiendo.

Para los amantes del senderismo, existen dos emblemáticas e históricas colinas que antes delimitaban la ubicación del casco urbano, y que actualmente constituyen un auténtico paraíso natural. Por su parte, los apasionados de las compras no deben abandonar Colmenar sin haber adquirido productos del lugar como la miel, el aceite de oliva o los embutidos.

Las costumbres de Colmenar se traducen en tradiciones tan festejadas como la Matanza, la Pisa de Uvas o La Castración de Colmenas (proceso para extraer la miel de las colmenas), sin olvidar las festividades de su dos patronos, La Candelaria y San Blas. Sin duda todos son buenos motivos para disfrutar de este singular pueblo serrano que huele y sabe a miel.

Vista de Colmenar (Málaga) Autor: Rufus46

Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...