martes, 7 de junio de 2011

Turismo experimental, una nueva forma de viajar

Esta nueva tendencia de turismo consiste en viajar dejándose llevar, sin presión ni estereotipos, convirtiendo el viaje en un extravagante juego. ¡Anímate!

El turismo experimental surgió en el año 1990 de la mano del periodista Joël Henry, director del Laboratorio de Turismo Experimental (Latourex), y empezó a ponerse en práctica cuando la publicación Lonely Planet lanzó su Guide to Experimental Travel, la actual “biblia” de este tipo de turismo.

Desde entonces han comenzado a practicarse diferentes tipos de turismo experimental; algunos ya han sido bautizados con nombre propio, mientras que otros están todavía por afianzar. Las posibilidades son infinitas, ya que cada persona puede orientar su propio viaje de la forma experimental que desee. Por ejemplo, fotografiar las rotondas de aquellos lugares que visite.

Para disfrutar de este tipo de viajes hay que tener una mente muy abierta y ganas de embarcarse en una aventura muy diferente a las tradicionales. Para hacerse una idea, hay que estar preparado para dedicar uno o dos días a recorrer el aeropuerto de la ciudad visitada, o salir de viaje, sin nada de dinero, para recorrer un lugar del que no tenemos ninguna referencia.

Puede que para algunos resulte absurdo, pero es una forma de viajar alternativa que ya cuenta con bastantes adeptos, los cuales, a su vuelta, recomiendan insistentemente su experiencia.

Las modalidades más habituales

Además de la ya comentada de recorrer aeropuertos como si fueran museos o la de viajar sin dinero, existen otras tendencias de turismo experimental que ya se están haciendo habituales:

- Viaje alternativo. Consiste en salir de casa (hotel, pensión o cualquier tipo de residencia), tomar la primera calle a la derecha, la siguiente a la izquierda, luego a la derecha, a la izquierda otra vez y así sucesivamente hasta encontrar un obstáculo y que no se pueda avanzar más.
- Monopoly-Turismo. Adquirir la versión local del Monopoly del lugar que se está visitando e ir a los lugares del tablero según determinen los dados.
- EroTravel o EroTurismo. Viajar con alguien por separado a la misma ciudad e intentar encontrarse uno al otro. Abstenerse de utilizar el móvil a la primera duda.
- Contra-Viaje. Viajar con una cámara pero no para hacer fotos de los monumentos y lugares habituales sino que, puesto de espaldas a ellos, fotografiar lo que hay enfrente.
- Viaje-Persecución. Seguir a un amigo que salga de vacaciones y fotografiarle con un teleobjetivo. Cuando regrese, recibirle con un álbum de fotos de “su” viaje.

Otras formas de practicar turismo experimental

Por si las propuestas anteriores no resultan lo suficientemente interesantes y divertidas, existen otras muchas modalidades más de practicar el turismo experimental. Y no hay que olvidar que cada uno puede confeccionarse su viaje experimental. El único límite es nuestra propia imaginación. Éstas son sólo algunas sugerencias más.
- Viaje-Doble. Consiste en viajar a sitios cuyo nombre esté duplicado. Por ejemplo: Sing-Sing, Baden-Baden o Bora-Bora.
- Viaje a las Afueras. Contradiciendo la tendencia habitual de alojarse siempre en el centro de la ciudad que se visita, esta tendencia invita a hospedarse en las afueras. Es una forma diferente de conocer un lugar y sus alrededores.
- Insider Travel. Conocer la ciudad preguntando a sus propios habitantes. En lugar de utilizar una guía de viajes, consultar a los paisanos qué es lo mejor para ver de la ciudad y cómo llegar. Otra versión es conocer tu propia ciudad haciéndote pasar por un turista e ir preguntando. Siempre se descubre algún lugar que no conocías.
- Viaje Opus. Elegir un destino de un viaje basándote en el nombre de un cuadro, una película o un libro. Por ejemplo Las brujas de Salem, Una casa en la Provenza o Casablanca.
- Slight Hitch Travel. Coger una mochila o una maleta pequeña y acercarse a la autopista más cercana. Escribir en un cartón un destino muy lejano, como Honk Kong o Méjico, y viajar hasta donde nos lleven.

Nada de viajes organizados

Resulta difícil encontrar agencias que propongan este tipo de viajes, ya que en sí iría contra la filosofía del propio turismo experimental.

Pero, como siempre hay gente para todo, ahí va una propuesta. La web Tempoguste.com sugiere un viaje en el que se desconoce el destino y el programa, sólo se indica el precio (300 euros por persona). No hay catálogos ni folletos, sólo grandes sorpresas. En el precio se incluyen dos noches de alojamiento con desayuno y al menos una comida o cena. El resto es una incógnita a descubrir.

Volver a casa lentamente, viajar muchas veces al mismo lugar para ver cómo cambia o conocer las ciudades sólo por la noche. Hay cientos de modalidades de turismo experimental, y cada día las posibilidades aumentan.

La edición original de este artículo mío se encuentra en Suite101.net: http://www.suite101.net/content/practica-una-nueva-forma-de-viajar-el-turismo-experimental-a17194


Conocer las ciudades sólo por la noche.

Créditos / Autoría: afterburnersphere

Quizá también te interese:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...